Terapia Psicoanalítica

¿Qué es el psicoanálisis?
Es un tratamiento psicoterapéutico que parte de supuestos básicos como la existencia del inconsciente, la sexualidad infantil, el complejo de Edipo, el fenómeno de la transferencia-contratransferencia y el postulado de que el método terapéutico consiste básicamente en el hecho de hacer consciente lo inconsciente.

Nacimiento del Psicoanálisis: El psicoanálisis de donde se deriva el tratamiento psicoanalítico fue fundado por Sigmund Freud, médico neurólogo que a partir de su desilusión con la hipnosis y la sugestión utilizado comúnmente en los tratamientos psiquiátricos por los años 1900 dió pasos atrevidos en la comprensión de la conducta humana.

Freud pasó de la hipnosis a estimular los recuerdos de los pacientes. Algunos dicen que Freud se consideraba mal hipnotizador, otros lo atribuyen a que ese método no satisfacía su curiosidad científica. Fue así como se decidió abandonar la hipnosis y elaborar una nueva técnica para llegar al fondo de los problemas de sus pacientes. La coerción asociativa le confirma a Freud que las cosas se olvidan cuando no se las quiere recordar, porque son dolorosas, feas y desagradables, contrarias a la ética y/o a la estética. Con los pacientes Freud también descubre la resistencia. Descubre que hay un juego de fuerzas, un conflicto entre el deseo de recordar y el de olvidar.

Entonces si esto es así, ya no se justifica ejercer la coerción porque siempre se va a tropezar con la resistencia. Mejor sería que el paciente hablara, hablara libremente. Así una nueva teoría, la teoría de la resistencia, lleva a una nueva técnica, la asociación libre, propia del psicoanálisis. Con el instrumento técnico recién creado, la asociación libre, se van a descubrir nuevos hechos, frente a los cuales la teoría del trauma y la del recuerdo ceden gradualmente su lugar a la teoría sexual. El conflicto no es ya solamente entre recordar y olvidar, sino también entre fuerzas instintivas y fuerzas represoras. A partir de aquí los descubrimientos se multiplican. 

Pese a que han pasado cien años desde sus propuestas teóricas presentadas en conferencias y manuscritos hoy día sus ideas y conceptos teóricos no han perdido su valor y uso pese a la gran presencia de variados métodos psicoterapéuticos alternos. Al contrario, se podría decir que su pensamiento es la base de muchas otras terapias posteriores y lo que impulsó a otros académicos a desarrollar sus ideas más a fondo y otros a expandir creativamente áreas nuevas de investigación.

Conceptos básicos para lograr una mejor comprensión del psicoanálisis:

  1. Aparato psíquico: es el término que utiliza Freud para denominar la mente humana. Este aparato funciona con energía (también llamada afectos, placenteros y displacenteros) y representaciones.
  2. Inconsciente: En sentido tópico, la palabra inconsciente designa uno de los sistemas definidos por Freud dentro del marco de su primera teoría del aparato psíquico; está constituido por contenidos reprimidos, a los que ha sido rehusado el acceso al sistema preconsciente-consciente por la acción de la represión. Son especialmente los deseos infantiles los que experimentan una fijación en el inconsciente.
  3. Sexualidad: En la experiencia y en la teoría psicoanalítica, la palabra sexualidad no designa solamente las actividades y el placer dependientes del funcionamiento del aparato genital, sino toda una serie de excitaciones y de actividades existentes desde la infancia, que producen un placer que no puede reducirse a la satisfacción de una necesidad fisiológica fundamental (ejemplo: la respiración, el hambre, la función excretora, etc.) y que se encuentran también a título de componentes en la forma llamada normal del amor sexual.
  4. Zonas erógenas: Es un sector de piel o de mucosa en el que estimulaciones de cierta clase provocan una sensación placentera de determinada cualidad.
  5. Complejo de Edipo: Es un conjunto organizado de deseos amorosos y hostiles que el niño experimenta respecto a sus padres. En su forma llamada positiva, el complejo se presenta como en la historia de Edipo Rey: deseo de muerte del rival que es el personaje del mismo sexo y deseo sexual hacia el personaje del sexo opuesto. En su forma negativa, se presenta a la inversa: amor hacia el progenitor del mismo sexo y odio y celos hacia el progenitor del sexo opuesto.

Según Freud, el complejo de Edipo es vivido en su período de acmé entre los tres y cinco años de edad, durante la fase fálica; su declinación señala la entrada en el período de latencia. Experimenta una reviviscencia durante la pubertad y es superado, con mayor o menor éxito, dentro de un tipo particular de elección de objeto. El complejo de Edipo desempeña un papel fundamental en la estructuración de la personalidad y en la orientación del deseo humano.

¿Por qué psicoanálisis?
La terapia familiar es un método de tratamiento que toma a la familia como objeto de estudio y se basa en el supuesto de que cada individuo es un subsistema, y pertenece a otros sistemas incluyentes como la familia, la sociedad, la comunidad, y otros grupos. La terapia familiar se enfoca principalmente en las interacciones entre los miembros de una familia nuclear, pareja o familia extendida que tienen vínculos consanguíneos o no, ó que habitan en proximidad y se relacionan entre sí. Debido a la necesidad de resolver algunos conflictos intrafamiliares, el método ha facilitado la atención entre subsistemas con la finalidad de que todos los miembros puedan verbalizar cómo se sienten y se puedan escuchar unos a los otros.

No obstante, los conflictos humanos son de índole individual y cada individuo ha tenido una experiencia única desde su nacimiento e infancia sometido a ansiedades intrapsíquicas y traumas que han derivado en diversas estructuras de personalidad. Es por esto, que la terapia de corte psicoanalítico es recomendada para aquellas personas que por sus conflictos e insatisfacciones es conveniente una psicoterapia individual profunda ó psicoanálisis que le permita ahondar en su vida personal y descubrir el origen de sus conflictos a la vez o previo a la investigación de su aporte en sus relaciones. La terapia familiar suele ser efectiva en situaciones específicas donde la pareja de adultos tiene la necesidad de explorar con un profesional los conflictos, los cuáles se elaboran y se llega a algún tipo de resolución.

No obstante, cuando la pareja no avanza en la discusión ó resolución, se hace evidente de que hay asuntos individuales que son los que originan las dificultades ya sea violencia, infidelidad, dependencia química, dependencia e intromisión de la familia de origen y otros similares. La sociedad de hoy ha llegado a niveles de complejidad únicas y muchas veces es la terapia individual basada en el psicoanálisis o una psicoterapia psicodinámica que nos permite llegar al núcleo de los problemas en las familias y parejas.

¿Cómo se lleva a cabo el tratamiento psicoanalítico?

Las primeras citas son entrevistas a modo de que el paciente se familiarice con el analista y con la forma de trabajo clínico.

Recíprocamente el analista se conoce con el paciente y van descubriendo si este método de tratamiento es el recomendado o deseado por el paciente. En las primeras entrevistas, el psicoterapeuta permite que sea el paciente quien exprese su interés, sus inquietudes, temores, e ideas generales sobre lo que intuitivamente piensa que necesita de un tratamiento y a la vez, pueda irse aclarando la motivación del paciente por iniciar una terapia en ese momento. En este tipo de tratamiento, se estima que es el paciente quien traerá sus ideas y como una obra en escena, sea el paciente quien relate y reflexione sobre sus vivencias y experiencias. El analista participa de una manera menos activa que en otras terapias, evita transmitir juicio de valores, agregar de sus experiencias y abstenerse de aprobar o desaprobar las acciones y conductas del paciente. En el psicoanálisis “todo consiste en que la persona en análisis se cure de manera indirecta por el hecho de llegar al
conocimiento de su propio y desconocido ser.”

Psicoanálisis y Psicoterapia
El psicoanálisis es una exploración profunda de los aspectos no conscientes a través de la asociación libre y el uso de herramientas como la transferencia y contratransferencia, por lo tanto, requiere una mayor frecuencia de encuentros semanales. Hace uso del diván para facilitar el trabajo de exploración inconsciente y es a largo plazo, no tiene una cantidad definida de sesiones. En contraste, pese a que la psicoterapia reconoce la existencia de aspectos no conscientes, utiliza técnicas diferentes para su abordaje. Generalmente en la psicoterapia tradicional, las sesiones son semanales. Omite el uso del diván en su tratamiento y puede estar dirigida a problemas más específicos, sin embargo, tampoco tiene una duración definida.

© 2020 Terapia Para la Vida - Hildegarde Kochman. Todos los Derechos Reservados.