• BannerPrincipal011

Preguntas Frecuentes

Preguntas frecuentes sobre la terapia familiar y de pareja

pregunta1¿Qué es la terapia familiar?   La terapia familiar es una especialización de la psicología cuya finalidad es ayudar a los subsistemas familiares y/o sus variaciones (pareja, padres, hijos) a optimizar la vida familiar y que cada uno pueda alcanzar un estado de desarrollo emocional óptimo. Cada individuo, pareja o familia puede aspirar a desarrollarse lo más saludablemente posible y cumplir con sus metas en concordancia con su etapa de desarrollo, situación y motivación.

¿Qué es la terapia de pareja? La terapia de pareja consiste en tratar a la pareja como unidad de tratamiento y como díada central en el grupo familiar con la finalidad de evaluar, explorar y encontrar explicaciones a las dificultades y conductas que causan malestar emocional y que hacen que se pierda el don de la buena convivencia. La aplicación de las teorías de las relaciones objétales en individuos y parejas, las teorías de la familia como sistema, las relaciones desde una perspectiva de género, y la influencia de la cultura y el medio ambiente son los principios básicos que se llevan a la práctica de estrategias de intervención en la conversación terapéutica con la pareja.

¿Por qué y cuándo es necesario consultar a un especialista en terapia familiar y de pareja? Si en estos momentos se siente triste, abrumado, enojado con su pareja o familiares, siente miedo, ansiedad o desesperación por alguna situación en su vida que parece no cambiar, quizás éste sea el momento de intentar algo nuevo e ir en búsqueda de ayuda profesional. Muchas veces este paso se posterga por inhibiciones, creencias infundadas e ideas erróneas sobre el valor de consultar a un profesional de la salud mental. La terapia puede ser individual, de pareja o familiar, pero es un paso que concreta la búsqueda de soluciones y que tan solo una persona puede hacer la diferencia en la salud mental de su pareja y su familia.

Preguntas frecuentes sobre la terapia de pareja:

pregunta2¿Puedo ir solo(a) a una terapia de pareja? Lo ideal es asistir en compañía de la pareja, ya que el objetivo es explorar cuál es el conflicto entre ambos e idealmente, poder reparar y mantener el vínculo a pesar de las dificultades. Por diversas razones, a veces uno de los dos viene primero, pero si hemos de encontrar formas de mejorar la relación de pareja, es necesario que ambos estén presentes.

¿Y si mi pareja no quiere asistir? Si no es posible concretar una cita con la pareja, y sólo viene uno más no el otro, nos encontraríamos frente a una situación sin opciones de tratamiento de la pareja.

¿Puedo ir solo(a)? El que ve que existe un problema, necesita buscar ayuda para sí mismo y determinar si permanecer en una relación donde el otro no brinda acompañamiento para el crecimiento. Hay conflictos que se pueden perpetuar toda la vida si uno o el otro no está dispuesto a arriesgar el equilibrio existente y salir de la “zona de confort”. El peor daño que le hacemos a la relación y a nosotros mismos es callar o permanecer pasivo(a) cuando en nuestro interior sabemos que algo anda mal.

¿Y si me da vergüenza que vayamos a pelear a la terapia? El terapeuta cuenta con la  formación y la experiencia para tolerar y hacer el manejo del conflicto verbal que sostienen algunas parejas recurrentemente. Si es evidente que hay demasiada agresividad y falta de control, se les comunica a la pareja la difícil decisión de que no se puede hacer terapia de pareja conjunta. No obstante, se puede evaluar hacer una terapia por separado inicialmente y prepararlos para hacer una terapia juntos.

¿Es posible que la terapia en vez de ayudarnos nos separe más? La terapia no es la que los va a separar más. Es posible, que la pareja haya esperado demasiado tiempo para buscar ayuda y esté tan deteriorada, que se puedan dar cuenta en la visita a un terapeuta, que hay heridas que no se pueden sanar. En estos casos, la terapia consiste en encontrar la forma de separarse bien del otro si no hay posibilidad o el deseo de continuar con la relación.

¿Y si me da miedo dar el primer paso? El primer paso es siempre el más difícil de dar. Algunos nunca han hablado sobre sus preocupaciones y dolores emocionales con ninguna persona afuera de la familia o con nadie. Las familias y amigos pueden dar apoyo pero el especialista está entrenado para facilitar un diálogo más constructivo y enriquecedor y ayudar a identificar áreas de conflicto que requieren de intervención.

¿Cuánto tiempo dura una terapia de pareja? Las primeras citas son para evaluar el estado de la pareja y el deseo de ambos de participar en una terapia.   La terapia solo podrá continuar si ambos deciden que estar en terapia es un paso definitivo para mejorar la relación y reparar aspectos de la misma que por fallas, conflictos, inhibiciones, falta de madurez o iniciativa, han mermado los sentimientos. Si la relación tiene buenas bases, es posible reconstruir y la duración de la terapia dependerá de los objetivos planteados. Si las personalidades de la pareja son el problema, requerirá una terapia individual a más largo plazo para replantearse cómo vivir más sanamente y gozar de una vida en pareja.

¿Y en la terapia se pueden tratar problemas sexuales de la pareja?

La sexualidad de la pareja es un aspecto fundamental en las relaciones de pareja y una buena relación sexual es sinónimo de que la pareja funciona bien. No obstante, hay relaciones de pareja donde el sexo es utilizado para acosar, manipular, chantajear y competir con el otro. Además, se viven inhibiciones y disfunciones sexuales que al no ser tratadas pueden profundizar las dificultades en la vida de la pareja. La terapia sexual no es lo mismo que terapia de pareja, pero en una terapia de pareja se puede hacer terapia sexual. En algunos casos se consulta paralelamente con médicos especialistas y otros profesionales como sexólogos y terapeutas sexuales.

¿Y por qué las parejas esperamos a que los problemas lleguen a un momento crítico para ir donde un especialista en familia y pareja?

Las parejas se protegen uno al otro y consideran que hablar de sus dificultades fuera de la relación es de alguna forma, traicionar al otro o exponerse ante un extraño con sus intimidades.

Este pensamiento es una creencia que existe en personas que vienen de familias cerradas donde “los trapos sucios se lavan en casa” y en las cuales a veces ni eso se puede hacer. Es desleal hablar de los problemas de la familia, por lo tanto, hay serias dificultades de comunicar lo que se siente. Esto representa reglas y prohibiciones con las cuáles se ha crecido en el medio familiar. A veces mientras más disfuncional la familia, más lealtad entre sus miembros y más miedo de abrir estos “secretos”.

La realidad es que la ciencia de la familia abunda en estudios e investigaciones que han permitido conocer y establecer metas de cómo aproximarse a una salud mental familiar y de pareja.